Los ingredientes mágicos de la sandía

La sandía es una fruta líder en licopeno y citrulina. ¿Qué significa y cómo actúan estas propiedades sobre nuestro organismo?

El Licopeno es un carotenoide con un gran poder antioxidante, hasta dos veces mayor que los beta-carotenos, y sus efectos beneficiosos para la salud, derivan de su capacidad de secuestrar las formas reactivas del oxígeno (radicales libres). El atractivo color rojo de la sandía se lo otorga este pigmento, muy característico también en otros alimentos como los tomates o los pomelos.

Numerosos estudios científicos avalan las propiedades beneficiosas del Licopeno para la salud y relacionan directamente su importancia con la prevención de enfermedades cardiovasculares (ECV) y la reducción de la probabilidad de desarrollar procesos cancerígenos.

Nuestro otro aliado es la Citrulina que nos ayuda a mejorar el rendimiento deportivo, impidiendo la acumulación de lactato en el músculo (agujetas), y favoreciendo la eliminación del excedente del ión amonio procedente de la utilización energética de proteínas a través del ciclo de la urea.

Según investigaciones científicas que han sido publicadas, está relacionado con los procesos de disminución de la fatiga y recuperación después de la práctica deportiva, aumentando el rendimiento y acortando el tiempo de recuperación del deportista.

La Citrulina es un aminoácido no esencial, precursor metabólico de la Arginina (aminoácido esencial), tiene también propiedades antioxidantes y propiedades como cardioprotector, además de beneficios frente a arterosclerosis y disfunciones eréctiles.

Ahora ya sabes porque somos tan especiales. Ahora más que nunca, cuídate. Y nosotros te damos dos motivos extras para que lo hagas con sandia.